Enter your keyword

Blog

La incidencia del cáncer de piel más grave duplica en Málaga la media nacional

La opinión de los profesionales es unánime cuando se les consulta por una situación que hace tiempo comenzó a convertirse en un problema. «Vivimos en una cultura de tolerancia al sol». Por costumbre, por estética, porque al fin y al cabo es el turismo de sol de playa el que tira de la economía del país, o porque durante años no fuimos conscientes del daño de las largas exposiciones solares. El caso es que, como reconocen dermatólogos y oncólogos, nuestra relación con el sol reclama un cambio basado en grandes dosis de prudencia. En la Costa del Sol occidental, el mensaje de los profesionales no pretende ser alarmista, pero los datos que se manejan acerca de la incidencia del cáncer de piel dan para una seria reflexión e invitan a la acción. Sólo en el Hospital Costa del Sol se detectan un millar de nuevos casos cada año. Las estadísticas que se manejan hablan de unos 17 casos de melanoma (el más agresivo y menos frecuente) por cada 100.000 habitantes y año, cuando la media a nivel nacional está en 5,6 casos por cada 100.000 habitantes y año. «Triplicamos la tasa de los casos más graves y duplicamos la del cáncer cutáneo no melanoma, que es más frecuente y menos agresivo», explica la jefa del Área de Dermatología del Hospital Costa del Sol, Magdalena de Troya. Teniendo en cuenta que el centro hospitalario diagnostica anualmente 1.500 casos del resto de cánceres (los más numerosos cáncer de mama, colon y pulmón), la cifra es realmente llamativa. Especialmente elevada es también la que se registra en el Hospital Clínico de Málaga, donde se diagnostican la mayor parte de los casos de la provincia, con una tasa de 12 casos por 100.000 habitantes. En el caso de los carcinomas espinocelular y basocelular (los más frecuentes y de menor gravedad en la mayoría de los casos), las tasas alcanzan los 22 por 100.000 habitantes y 110 por 100.000 habitantes, respectivamente, en el hospital malagueño. Y un dato más, igualmente llamativo, los casos de melanoma han crecido un 50% en la provincia entre los años 2007 y 2014.

«Los adolescentes no tienen conciencia del riesgo, y mucho menos de los efectos que pueden tener las largas exposiciones al sol o el uso de las lámparas de rayos, que tienen los mismo efectos. En cuando a ese incremento de casos que vamos diagnosticando cada año, nos conformaríamos con mejorar los hábitos de fotoprotección de la comunidad, reducir los casos en adolescentes, que son altísimos, y aumentar los diagnósticos precoces», indica la jefa de Dermatología. Otro sector de la población donde la incidencia de la enfermedad es igualmente elevada es los ciudadanos extranjeros, que representan el 40% de los casos, según el dato aportado por el oncólogo. Yello no sólo por el tipo de piel, sino por mantener unos hábitos centrados en «disfrutar de nuestro clima, y por ello hay que concienciarlos doblemente», remarca Antonio Rueda.

(Ref. Diario el Sur, artículo de Mónica Pérez)

Me gustaría añadir que parte de esa prevención, además de los consejos citados en el artículo, pasa por realizarnos un estudio genético para ver nuestra predisposición a este tipo de cáncer: con los resultados podremos prevenir mejor, según nuestros propios genes, este tipo de enfermedades.

Fuente del artículo: <a href=”https://saludgenetica.wordpress.com” target=”_blank”>www.saludgenetica.wordpress.com</a>